La Guadalupana, La Virgen Morena Mexicana

Dos fechas imperan dentro del calendario del pueblo mexicano y son fundamentales para comprender mejor la idiosincrasia de esta nación. Una es el 10 de mayo, cuando se celebra el día de las madres y la otra es el 12 de diciembre, el Día de La Virgen de Guadalupe.

El origen de esta importante adoración del pueblo mexicano se establece por tradición oral y también de forma escrita recopilada en numerosos documentos de indios y españoles, que declaran el milagro de su aparición ante el indio Juan Diego sobre el cerro del Tepeyac en el norte de la Ciudad de México.

Se relata que en el ayate de Juan Diego apareció pintada la imagen de la virgen cuando mostró a fray Juan de Zumárraga, el primer obispo de México, el cargamento de rosas que ahí estaba contenido. Siglos después es reconocida como protectora del pueblo mexicano y es adorada por la gran mayoría de sus habitantes. En 1737 se le proclama Patrona de la Nación Mexicana, cuando hizo que desapareciera una terrible peste que asolaba a la población y en 1895 es coronada como Reina de México.

En el final de la época de la Nueva España, su imagen fue usada por el padre de la independencia, el cura Miguel Hidalgo y Costilla, que la traía pintada en la bandera de las fuerzas armadas insurgentes que pelearon contra los españoles. También fue bastión durante la revolución cristera.

Cuadro de la Virgen de Guadalupe dentro de su Santuario en La Villa al Norte de La Ciudad de México

Pío X la declaró Celestial Patrona de América Latina en 1910 (año que se inició la revolución mexicana) y Pío XII la llamó Emperatriz de Las Américas en 1945 (año en que culminó la segunda guerra mundial). La devoción hacia la Virgen de Guadalupe es parte importantísima de la vida cultural y social de este país; las peregrinaciones que se realizan el 12 de diciembre hacia su santuario, que se localiza en La Villa, al norte de la Ciudad de México, son multitudinarias. Las avenidas se cierran y gente de todos los estados de la república acuden a adorarla, muchos de ellos recorren grandes tramos de rodillas.

También hay que reconocer que mucho se ha hablado sobre el mito de La Virgen de Guadalupe o si fue un invento español para someter la voluntad de los indígenas conquistados en estas tierras, evangelizarlos y convertirlos al catolicismo. Los Mexicas adoraban a la diosa Tonantzin, cuya interpretación al español es “Nuestra Madre Venerada”, a la Virgen de Guadalupe le anteceden dos palabras y se le llama “Nuestra Señora de Guadalupe”. Ambas deidades protegen la tierra y los seres vivos que en ella habitan, por eso se dice que Tonantzin y La Virgen de Guadalupe en esencia son la misma cosa.