Un Cierre de Eventos, una Apertura de Amplios Horizontes 2018-2019

El 2018 ha concluido y en Los Cabos se ha tenido un cierre de año con múltiples eventos. Uno de los más relevantes ha sido la aparición del galardonado cantante español Miguel Bosé dentro del marco del tradicional evento culinario Sabor a Cabo.

Miguel Bosé

También muy interesantes los días en que se exhibieron multitud de películas y se impartieron conferencias durante el transcurso del Festival Internacional de Cine de Los Cabos, donde se contó con la presencia de los cineastas Spike Lee y Terry Guilliam, también asistió el conocido actor Adam Driver.

Spike Lee, Terry Guilliam, Adam Driver.

No tan cerca del fin de año pero igualmente relevante durante el 2018 fue el Abierto de Tenis Mifel-Cinemex donde se contó con la presencia de importantes tenistas como Juan Martín del Potro, Sam Querrey, Fabio Fognini, Thanasi Kokkinakis entre otros.

Fognini, Ganador Abierto de Tenis Los Cabos 2018

Otros eventos marcaron con casual elegancia también el cierre de año, el restaurante Árbol amplió sus instalaciones y ofreció un coctel para dar a conocer el nuevo espacio. La decoración enriquece el lugar y hace honor a su nombre, una serie de árboles enramados, carentes de hojas con un look totalmente artístico, algunos naturales y otros producidos por un artista Jaliciense; éstos pueden apreciarse desde que uno ingresa al lugar por un agradable y sinuoso camino. Árbol ofrece una cocina internacional, asiática, mariscos y es apto para veganos, la atmosfera es casual y elegante.

Árbol, elegancia casual
Obra de un artista

Ahora, el 2019 vislumbra un año lleno de cambios. Para Los Cabos los nuevos desarrollos y novedosos complejos hoteleros que están en pleno apogeo cambian constantemente la silueta de este destino. En el corredor turístico así como la costa del lado del pacífico están en construcción nuevos resorts, villas y residencias que serán visitados por turismo internacional y las villas, casas y departamentos habitadas por nuevos residentes de Los Cabos.

Al igual que a nivel federal, en el que estamos estrenando presidente, también en nuestro destino turístico comienza una nueva administración. Ambos gobiernos enfrentan grandes retos y heredan las faltas de las administraciones anteriores que tendrán que ser resueltas con soluciones creativas y contando de entrada con bajos presupuestos.

En Los Cabos se espera y se trabaja para lograr un repunte en el sector turístico y también se habla de pavimentación en caminos donde es necesario y se ha hablado mucho del apoyo en otros rubros, como educación, cultura e infraestructura en general; realmente esperamos que el nuevo gobierno local ponga atención a los detalles y cumpla lo que está promoviendo. Los hoteles y restaurantes continuarán con sus puertas abiertas, promoviendo Los Cabos, organizando eventos y dando el mejor servicio que un destino de talla internacional como el nuestro puede ofrecer al mundo.

Las Posadas

Ha llegado diciembre y las fiestas tradicionales navideñas en México comienzan a sentirse desde los primeros días del mes. De manera oficial, las posadas, fiestas de origen católico, comienzan a partir del día 16 de diciembre y se extienden hasta el día 24; curiosamente estas fechas coinciden con una importante fiesta ceremonial Mesoamericana. Mientras en Europa se celebraba la natividad cristiana, en el centro de México se celebraba el Panquetzalistli, que viene a ser el quinceavo mes del calendario azteca y celebraba el advenimiento de Huitzilopochtli, dios de la guerra asociado de manera muy cercana con el sol.

Huitzilopochtli, dios azteca de la guerra, asociado con el sol

Podríamos decir que ambas fiestas religiosas comparten otro elemento, el mensaje de vencer al mal y recibir los frutos de la divinidad. Al romper la piñata durante una posada, se está venciendo al demonio; los siete picos de la piñata representan los siete pecados capitales, los frutos, los dulces y la colación que se encuentran dentro simbolizan la bendición de dios. Durante el Panquetzalistli, los aztecas hacían una ofrenda en la cual amarraban papel a los todos los árboles que les proveían sustento y materiales, de esta manera se cura a la planta y se obtiene la bendición de la tierra en los alimentos y su reproducción favorable.

Tradicionales piñatas de siete picos

Con el carácter festivo de los Mexicanos se continua con estas celebraciones, sin embargo se ha modificado el ritual, pues hoy en día también se le llama posada a las fiestas de cierre de año que hacen las empresas o grupos de amigos por estas fechas. Tradicionalmente se cantan villancicos y el muy conocido “Os Pido Posada”, se encienden velas, luces de bengala y se hace una procesión. Se rompe la piñata, se comparten frutos y dulces, se bebe el tradicional poche o atole; Cuando se asiste a las posadas que hacen el rito tradicional, se encuentra uno en un ambiente muy familiar.

Las posadas celebran los días que pasaron María y José en su viaje de Nazaret a Belén; José se dirigía a cumplir sus obligaciones fiscales, María lo acompañó en el camino. Nueve días duró la jornada, al llegar fueron rechazados en varias casas y el mesón, encontraron refugio en un establo provisto por un buen hombre y fue ahí donde María dio a luz a Jesús. El origen de la celebración de las posadas va de la mano con la representación teatral de La Pastorela, su objetivo es evangelizar y contar de manera lúdica la historia del advenimiento de Cristo a este mundo.